miércoles, 10 de agosto de 2016

Movie Review: El escuadrón suicida que mató a su público

La explosiva nueva película de Warner Bros., Escuadrón Suicida, llegó a los cines con una nueva versión del grupo de los villanos de DC Cómics forzados a realizar misiones encubiertas por órdenes de Amanda Waller. Entre el elenco destacan Will Smith y Jared Leto, que participan en una historia basada en los cómics, películas y juegos del universo de Batman. Sin embargo, la historia en sí no logra dar justicia a los personajes que, a su vez, se han visto tan alterados que pierden su esencia original y por ende, el encanto del conjunto suicida.

(SPOILER ALERT)
Para empezar, la mayoría de los personajes que eligieron para esta entrega cinematográfica aparecieron en la película animada Batman: Asalto en Arkham de 2014. La trama consiste en que Waller convoca a seis prisioneros y les ofrece reducir su condena a cambio de recuperar un archivo oculto en el bastón de Enigma que se encuentra en la prisión de Arkham. Black Spider, Capitán Boomerang, Deadshot, Harley Quinn, Killer Frost, KGBestia y el Rey Tiburón son los elegidos para infiltrarse en la prisión (en la que también está cautivo el Joker) sin llamar la atención. Cabe destacar que KGBestia es ejecutado inmediatamente puesto que no cree a Waller cuando ella indica que si desobedecen accionará nano-bombas implantadas en sus cuellos. Esta misión es mucho más realista para un grupo de villanos que la de salvar al mundo de una amenaza de otro mundo que más bien parece un trabajo para superhéroes, tal como es la trama en Escuadrón Suicidia.

A lo largo de su misión, en la animación vemos cómo existen roces entre los villanos y su tipo de filosofía cuando Harley llega incluso a acostarse con Deadshot alegando haber roto con el Joker debido al constante maltrato al que la expone. En la película de este, este mismo grupo de villanos llega a formar una familia entre ellos, a mi parecer, de una manera mucho más rápida que la Liga de la Justicia. ¿Y se supone que son los malos?

Batman aparece en un par de escenas breves al inicio de la película de David Ayer, mientras que en Asalto a Arkham está rastreando una bomba tóxica oculta por el Joker, motivo por el que vigila a Harley y termina interceptándolos en la prisión, tomando un papel importante en la historia y demostrando su protagonismo en Gotham.

El Joker, también otro personaje vital para los seguidores de DC Cómics, es interpretado por Leto de una manera extravagante, pero nada cercano al estilo del verdadero Joker. Este emblemático personaje no es un “niño bonito” que se arrojaría de un helicóptero para salvar a Harley. Al contrario, la relación entre ambos es enfermiza precisamente por eso: él le aventaría antes que salvarla y es ella quien se desvive por él, siendo rara vez correspondida. De ahí surge el calificativo de “mad love” (amor loco). Además, la Harley en Escuadrón Suicida es demasiado engreída como la original, aparte de no vestir su traje característico de arlequín. Margot Robbie puede ser bastante sexy y entretenida como personaje, pero como Harley deja mucho que desear.

Will Smith hace un buen trabajo, se nota la dedicación que le puso a su personaje y es de los que más realistas parece como villano. El Capitán Boomerang (Jai Courtney) también se mostraba de esa manera hasta que por algún extraño motivo exterioriza su deseo de salvar al mundo, que se contrapone totalmente a la personalidad que proyectaba hasta entonces.

Eso sí, la banda sonora que eligieron para Escuadrón Suicida está genial, es lo que más me generó una buena impresión de esta producción. Antes de verla había escuchado comentarios de que Batman v. Superman fue más oscura que esta última producción. Lamento afirmar que tenían razón. Para los fanáticos de DC Cómics recomiendo ver esta película sin mucha expectativa y con la gran posibilidad de que salgan con un mal sabor ante todo el marketing que hicieron para este filme.

Esta crítica cinematográfica fue publicada en Culturamas.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...