lunes, 11 de agosto de 2014

Recordando mi lado manga


Ayer fue un día interesante. En lo que actualizaba algunas aplicaciones, recordé que tenía una especial para leer mangas. La descargué mucho antes, en la etapa en la que uno está emocionado por su nuevo dispositivo y quiere instalarle de todo aunque no lo vaya a utilizar. En realidad, cuando lo instalé, sí lo utilicé, aunque solamente para un manga en especial. ¿Cómo es que dejé de leerlo?

Tal vez se debió al tiempo. A veces hay temporadas en las que no alcanzo a hacer todo lo que quiero hacer, y otras en las que puedo hacer incluso lo que no tenía planeado. Cuando leía ese manga (enseguida les aviso cuál) tenía tiempo, sí. ¿Pero después? De alguna forma, lo dejé en cierto capítulo y me olvidé de fijarme si había salido nuevos. Claro, tampoco la aplicación me avisaba, así que fue fácil dejarla atrás.


El manga al que me refiero se llama xXxHolic Rei, que es la continuación de xXxHOLIC, una obra de CLAMP, mi grupo de mangakas favorito. Es una historia fascinante, llena de pensamientos y reflexiones muy ciertos, disfrazados de anécdotas sobrenaturales que no a todos les llega a gustar. En mi caso, me encantan.

Pero bueno, el primero terminó hace dos años si no me equivoco, junto con otro de mis mangas favoritos, que en realidad es su complemento directo, Tsubasa Reservoir Chronicle. ¿A qué me refiero? Es que ambas historias están conectadas, ocurren en paralelo. Es lo que me gusta mucho del universo CLAMP, todo está conectado. Es lo mismo que trato de hacer con mis novelas.

Luego de que ambos mangas terminaran, hubo un gran vacío en los fans, pues ambas eran historias muy buenas, que ciertamente, tuvieron finales demasiado abiertos como para satisfacernos. Así que, sorprendentemente, CLAMP  publicó la continuación de xXxHOLIC hace como ya un año. Los capítulos salían una vez por semana, como es común con los mangas. Así que, cuando bajé la aplicación para leer mangas, lo primero que hice fue buscar esta obra y leer hasta donde ya habían publicado.

En eso me quedé, hasta ayer. Bueno, en realidad, desde hace varios días ya que me enteré que CLAMP comenzará a publicar también la continuación de Tsubasa Reservoir Chronicle (TRC), que se llamará, Tsubasa World Chronicle. Esto son grandes y buenas noticias para todos los fans del universo CLAMP, ya que en TRC coincidían varios de los personajes de las obras de CLAMP en distintos universos. Pero bueno, volviendo al punto, me enteré de esta novedad y entonces pensé que no podía quedarme sin leer Holic Rei, ya que al estar conectados seguro que es más interesante leerlos también en paralelo. No obstante, solo pensé en ponerme al día, pues al no final no pude hacerlo.

Hasta ayer.

Descubriendo esa aplicación, vi que tenía ya 38 capítulos, estando yo apenas en el 8. Así que leí, me pasé la tarde leyendo y asombrándome con la historia y llegando al punto en donde todo adquiere sentido y, maravillosamente, las CLAMP nos preparan para el retorno de nuestros protagonistas de TRC.

Oh!!, fue tan lindo volver a leer manga. De mucho tiempo que no lo hacía. Recordé por qué me gustaba tanto y cómo he llegado a ser influenciada por ese tipo de género. Esta historia, no. Todo el universo CLAMP, es parte de mí. Y estoy feliz de haberla recuperado.

Como algo extra, me la pasé leyendo algunos mangas de un solo tomo que me recordaron también otros rasgos de esta cultura que me gustaban mucho. Ciertamente, las relaciones amorosas, por ejemplo, son tan dulces que, pienso difícilmente podrían ser así en la realidad. Aún así, he tenido como una recarga de todo, de asombro, de imaginación, de creatividad, de misterio, de universos complejos, y hasta de cursilería. 

Este 20 de agosto llega la nueva obra de CLAMP, y esta vez no pienso retrasarme.

¡Gracias CLAMP, las amo!




No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...