domingo, 24 de marzo de 2013

Essay: Padres vs. hijos en las redes sociales


Ante la llegada de las nuevas tecnologías de información y comunicación, la vida familiar no puede evitar transformarse aún estando en una sociedad tan conservadora como es Bolivia. ¿Cómo afecta las relaciones intrafamiliares la llegada de las redes sociales? El Internet no sólo nos cambia individualmente, llega como un medio de comunicación con funcionamiento propio, sin límites de tiempo y espacio, de manera que también influye en nuestra interacción con los demás. Siendo la familia el núcleo principal de nuestra sociedad, es importante conocer en qué medidas se transforma su comunicación cuando las nuevas generaciones tienen como componente inherente las redes sociales.

¿Qué son las redes sociales?
Una red es un conjunto de información e interacción entre individuos y grupos conectados. Las redes sociales son sociedades complejas contemporáneas en la que individuos singulares se agrupan sin perder el sentido de su propia acción. Son sistemas dinámicos que marcan una superación del paradigma holista -que valora más la suma de las partes- y el individualista -que valora más al individuo en sí (Cf. MARTINS).

En las redes sociales cibernéticas es mucho más complejo querer definir un paradigma debido a su diversificación y dificultad de rastreo. Muchas tesis afirman que sus motivaciones son egoístas e interesadas, pero hemos visto que son capaces de generar manifestaciones socioculturales y movimientos sociales sujetos a una fuerza mayor que el egocentrismo. 

Al tratarse de entidades conectadas se puede afirmar que a partir de las características de una red es posible conocer a sus individuos. Tenemos la visión atomista de las redes, que concibe a los actores a partir de sus acciones individuales, independientes de las relaciones con otros miembros o de su contexto. Por otra parte, tenemos la visión relacional de las redes, que hace énfasis en los vínculos entre los actores. Es a partir de los modelos de estas relaciones que se puede estudiar la estructura de una red social, así como su impacto e influencia sobre el funcionamiento de sus individuos. Es importante recalcar que una red no es un grupo y que el mundo está, de hecho, compuesto de redes (Cf. LOZARES).

Una red social es una estructura relativamente invisible, pero al mismo tiempo muy real, en la que están insertos un individuo, una familia o un grupo. Tal y como estamos definiendo este concepto, podemos interpretar una red, referida a actores individuales, como “el campo relacional de una persona que tiene, por regla general, una representación espacio-temporal. Su visibilidad es baja, pero en cambio posee numerosas propiedades vinculadas con el intercambio de información.(GUAYGUA y CASTILLO 2008:12)
El intercambio de información es lo más importante al momento de formarse una red social. En el contexto boliviano podemos percibir ciertas características en las redes sociales: Los actores, ya sean individuales o colectivos; los vínculos que comparten, la centralidad de la red y el tipo de relación existente, pues no todas las relaciones entre los actores serán iguales (Cf. GUAYGUA y CASTILLO 2008).

Familias en la realidad [virtual]
El primer cambio que se podría apreciar en la familia es inversión del esquema de poder en relación al conocimiento. Es decir, que los hijos están mucho más capacitados para manejar las redes sociales –y las nuevas tecnologías en sí- que los padres, y este elemento les quita autoridad al respecto. Los padres no saben qué es lo que hacen los hijos en las redes sociales, muchos no comprenden su uso, e incluso, la importancia que éstos le brindan. 

Si bien en Bolivia los principales formadores de los hijos son la familia, la escuela y la Iglesia, con el acceso a las nuevas tecnologías los formadores entran en competencia con sus atributos: La velocidad, la variedad, pero sobre todo, la cantidad. La información que circula en el Internet es infinita, y las redes sociales no son la excepción.

¿Cómo reaccionan los padres ante esto? Con inquietud, tal vez. Los hijos perciben el mundo de manera diferente, no manejan los mismos esquemas que ellos y ni siquiera los mismos códigos. En un intento de no perder la conexión con los hijos, y de explorar esa realidad que ellos tanto visitan, los padres se introducirán a este mundo virtual.

Primero, existen numerosas páginas que tratan de ayudar a los padres para este momento. No me refiero a páginas alarmistas que los llenan de miedos e inquietudes como para prohibir el acceso al Internet de sus hijos, sino a consejos más realistas, que parten hablando del valor de estas redes para ellos:

Cabe subrayar, dentro de la educación actual, la responsabilidad de los padres para con el mundo de Internet, ya que es pieza fundamental en el desarrollo personal y social de sus hijos y eso lo convierte en un asunto sobre el que deben tener algún conocimiento o noción. Han de saber que las páginas de interacción social son capaces de aportar gran cantidad de beneficios y entretenimiento sano a niños y adolescentes, quienes aprenden, a veces inconscientemente, a tolerar toda serie de opiniones y factores contrarios o ajenos a su realidad más inmediata. La conexión instantánea con cualquier persona les habilita a cultivar amistades que sin las redes sociales estarían condenadas a olvidarse, y la existencia de espacios temáticos constituye una gran ayuda para su aprendizaje voluntario (ENFOREX).
Es importante contar con páginas de esa naturaleza, pues en ellas se pueden encontrar incluso videos que te guían paso por paso para abrirte una cuenta en una red social y ponerte en contacto con la persona que deseas, como CEDEC, del Ministerio de Educación de España. Lo que nos lleva al siguiente paso: La reacción de los hijos.

Sobre todo para los adolescentes, es considerado un tabú tener como “amigos” o “seguidores” a sus padres en una red social. Hay páginas que, al igual que a los padres, les indican a los hijos cómo bloquear contactos, limitar la visibilidad de mensajes, tipos de filtros, etc., como el blog Pensamiento Imaginactivo.

Sin embargo, la visión en blanco y negro ya no existe, o más bien, se va quedando obsoleta. Para todo hay más de una cara, y lo mismo ocurre en la conexión de padres con hijos en las redes sociales.

¿Cuáles son los pros y contras?
Los padres notan de inmediato la cantidad de información extrema que comparten los hijos una vez son admitidos dentro sus círculos sociales. Si ya es divertido imaginar qué haría un padre si fuera el mejor amigo de su hijo y se enterase de todo lo que le ha estado ocultando, es todavía más cuando, a través del Internet, descubre incluso cosas de sus amistades.

Manejemos el ejemplo del Facebook. Un padre fácilmente podría acceder a fotografías donde estén etiquetados sus hijos, ya sea en reuniones con amigos, eventos, pero también en fiestas y momentos bochornosos. La doble vida del adolescente se ve nuevamente invadida por los padres. Es por eso que varios jóvenes no se arriesgan a tenerlos como “amigos”.

Por otro lado, una desventaja para los hijos es que los padres pocas veces se dan cuenta de la magnitud que tiene el alcance de los “muros” y por eso no vean las consecuencias de postearles recomendaciones o felicitaciones como si les estuvieran hablando en persona.

Tal como ocurre en la vida real, el autoestima de un adolescente se traduce en su reputación, de manera que en la realidad virtual ellos también se fabrican reputaciones, se construyen perfiles, y si los padres no siguen esa misma lógica, provocan los conflictos de la vida real, aunque amplificados debido al alcance de las redes.

Ahora bien, el lado positivo involucra a ambos bandos, padres e hijos: es la importante posibilidad de comunicación. Esto es más sentido para los que viven separados en la vida real. Como dice Flores, mantener el contacto es la clave para la supervivencia de la familia (Cf. FLORES 2011).

Reuniones familiares en las redes sociales
En el momento en que padres e hijos deciden conectarse a través de una red social, la primera dificultad para ambos es superar la barrera del lenguaje. En el mundo de las redes sociales existen terminologías que podrían interpretarse de distintas formas y que son necesarias aclarar si es que la relación entre padres e hijos pretende se exitosa.

Palabras como blog, chat, pop-up, hacerse fan, me gusta, tweet, etiquetar, tags, bookmarks, estados, círculos, etc., marcan nuevos conceptos –sobre todo para los padres- sin los cuales no podrían comunicarse apropiadamente en las redes sociales (Cf. ENFOREX).

Dado que Bolivia es una ciudad tradicionalista y con costumbres familiares fuertemente arraigadas en su cultura, la dimensión de las redes sociales no puede quedar excluida de esta característica, en especial para aquellas familias que tienen un constante acceso a la red. No obstante, hay que reconocer que recién estamos comenzando a explotar los usos de las redes sociales, que todavía la tecnología no forma parte de nuestro contexto habitual. Existen redes sociales especiales para las familias: Myfamily, miparentela, myheritage, Geni, etc., que se especializan en la construcción de árboles genealógicos, celebraciones de cumpleaños, eventos, fotografías, y todo lo propio de una red social, pero como no estamos acostumbrados a cruzar a esa realidad virtual todavía no creamos vínculos familiares tan fuertes como en la vida real.

Conclusiones
Las redes sociales son un nuevo espacio de interacción donde los vínculos entre los actores son de vital importancia al momento de transmitir información. La relación entre padres e hijos en la vida real no cambia demasiado en la realidad virtual. Existen conflictos, claro, pero vemos como principales inconvenientes los distintos usos y significados que cada uno le brinda así como el lenguaje especializado de las redes sociales. No obstante, es posible que exista una relación entre padres e hijos armónica sin la necesidad de mudarte a redes especializadas en árboles genealógicos. La batalla entre padres e hijos (simbólica, desde luego) es inevitable también en las redes sociales, pero del mismo modo que Bolivia es familiarmente unida, a medida que tanto padres como hijos vayan cediendo su territorio, esa batalla pasará a segundo plano y prevalecerá la función esencial de la comunicación.

BIBLIOGRAFÍA
GUAYGUA Germán, CASTILLO Beatriz (2008). Atrapadas en las redes sociales. La Paz. Impresiones Gráficas “Virgo”.
CEBALLOS, Lina. 2008. Redes sociales sólo para la familia. En <<http://pulsosocial.com/2008/10/10/redes-sociales-solo-para-la-familia/>> (17/10/12)
ENFOREX s.f. Una nueva responsabilidad de los padres: Las redes sociales. En <<http://www.enfolang.com/internacional/redes-sociales/padres-hijos-redes-sociales.html>> (14/10/12)
ENFOREX s.f. Nueva terminología traída por las redes sociales. En <<http://www.enfolang.com/internacional/redes-sociales/nuevos-terminos-redes-sociales.html>> (17/10/12)
FLORES, Pepe. Cuatro razones para invitar a tus padres a las redes sociales. En <<http://alt1040.com/2011/06/cuatro-razones-para-invitar-a-tus-padres-a-las-redes-sociales>> (14/10/12)
LOZARES, Carlos (s.f). “La teoría de redes sociales” En <<
http://ddd.uab.cat/pub/papers/02102862n48/02102862n48p103.pdf>> (24/07/12)
MARTINS, Paulo Henrique (2009). Redes sociales: Un nuevo paradigma en el horizonte sociológico. En Cinta de Moebio.  No. 35. Septiembre-Sin mes. pp. 88-109. Universidad de Chile. Disponible en: <<http://redalyc.uaemex.mx/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=10111909002>> (24/07/12)
  
Este ensayo lo presenté en el semestre 2-2012.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...