jueves, 3 de mayo de 2012

Estéticamente incorrecta

La imagen hoy en día suele ser demasiado estilizada. Parte de nuestra identidad se plasma en nuestra apariencia, es nuestra forma de “promocionarnos”. ¿Cómo surgen las tendencias? ¿Cómo se da una moda? Cada generación solía tener características únicas de su época, sin embargo, ya estas últimas generaciones ya no tienen una apariencia única, es como si la diversidad hubiera explotado de pronto y ya todos buscan ser diferentes.

No voy a hablar sobre los diferentes estilos. Bien se sabe que no hay estilos definidos, ni siquiera para grupos como lolitas, rockeros, raperos, etc. Todos ya abordan una diversidad estética propia. Lo curioso, es que estas diferencias se basan en lo estéticamente aceptable, en su mayoría. Tener el cabello arreglado, no lucir ciertos accesorios luego de cierta edad, cositas que no tienen importancia, pero que en realidad forman parte ya de nuestra cultura.

Confieso que me considero una persona estéticamente incorrecta, una de esas personas “raras” que pasan desapercibidas por su falta de estilo, de presencia social. Primero que nada, para ser una mujer de mi edad (20), no me la paso tanto tiempo ante el espejo, con dos o tres minutos me es suficiente. Para peinarme basta con cepillarme el cabello e inflarlo un poquito con las manos para darle la forma que a mí me gusta. La verdad podría decir que soy una despeinada voluntaria, pues soy churca, con cabello algo esponjoso, y sin ningún accesorio para sujetarlo.

De ropa, me gustan los colores oscuros. La mayoría de mis atuendos son de color azul marino. Al momento de comprar ropa no me fijo la marca, y la verdad tampoco suelo fijarme en los detalles del diseño. Me basta con que me sea cómodo y de un color que me guste, nada más. Con las poleras soy algo más exigente, puesto que no me gustan las blusas, camisas, o cualquier prenda que sea demasiado… femenina. No me gustan los adornos ni diseños en las poleras, prefiero que sean de un color fijo, sin calcomanías y sin botones. Uso soleras sólo con chompas delgadas, pues tengo sobrepeso y no se me verían bien.
Los zapatos son todo un asunto. Sólo uso tenis o zapatillas deportivas. No uso zapatos negros, ni tacones de ningún tipo, y mucho menos botas (tan populares entre mis compañeras). Las únicas veces que he usado otros zapatos, fueron las bodas de mis hermanas. Si hubiera algún evento así de formal, me pondría zapatos negros (no uso vestidos, ni faldas). Además, con una noche que me ponga tacos no moriría, pues soy fuerte y he aprendido a no quejarme.

En cuanto a demás accesorios en general, tengo tres: Siempre estoy con un bolsón en el que guardo mis cosas. No uso carteras, ni las usaré nunca. ¿Qué guardo en mi bolsón? Cosas atípicas a las de mi generación: Cuadernos, papeles, hojas recicladas, todo tipo de lapiceros, resaltadores, la novela que esté leyendo, agendas a las que independientemente de su año les doy un uso propio, mi estuche de lentes, y mi impermeable en caso de necesitarlo. Vaya a donde vaya, esos elementos no me faltan, por lo que seguramente mi bolsón pesará un montón si agrego cosas de la u. Como segundo accesorio, mi mp4 y mi celular, que son parecidos y que a los dos llevo a todas partes. Sin música no vivo, además que en el estuche de mi mp4 guardo mi carnet de identidad, el universitario, y algunos papelitos como tarjetas o facturas de ocasión. A veces me sorprendo encontrando billetes de diez o veinte bolivianos. Como accesorio final, mi llavero, que hace a la vez de monedero. Cuando lo olvido la paso fatal, y me veo obligada a usar el billete escondido en mi mp4.

Y bueno, ésa es mi imagen: Sin maquillaje, ni delineador, sombra o polvo, el cabello suelto, ropa oscura sin marca notoria, tenis, y mi compañero bolsón. Relativamente normales, pero socialmente inadecuados. Soy diferente, tanto chicas como chicos me miran con un bicho raro. Eso, en combinación a mi constante búsqueda de soledad, me convierte en una joven sin categoría. Hasta ahora no he encontrado a nadie con estas mismas categorías. Tengo amigos que se arreglan más que yo. No digo que no sea femenina - porque sé que lo soy -. Simplemente soy, especial y diferente: Estéticamente incorrecta.

2 comentarios:

K4zUm4 dijo...

Rayos este no era un blog, recien me di cuenta, es tu diario nooooo.........
Igual no puedo juzgarte por como vistes, yo mas bien soy el estilo practico, vestia rockero pero eso en secundaria, igual ahora soy como un CYBERPUNK que va con mirada sombria por las calles pensando en como dominar al mundo, jajaja, no hay lugar en mis horarios ajustados para la apariencia con decirte que tengo 7 poleras blancas y 7 negras.
PD. Como es un diario de chica, supongo que llegue al lugar "incorrecto", asi que, linda vida y portate mal OK. Me voy.
PD2. estas chalada.....................

Ana Triveño Gutiérrez dijo...

jaja! no, este no es mi diario xD
y me has despertado la curiosidad sobre lo que es un CYBERPUNK, investigaré =D
Espero que sigas pasándote de vez en cuando, repito que NO es un DIARIO (por algo está en el Internet de manera pública)
De nuevo, gracias por leer!^^

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...