sábado, 6 de octubre de 2012

Book review: Sinsajo (Suzanne Collins)



Portada: Una especie de pájaro que antes negro, ahora reluce en los bordes. Está como liberándose de una prisión. Lo interesante es esa mezcla de negro y blanco en el pájaro.
Primera impresión: Finalmente, la revolución.
Temática inicial: La revolución está en proceso, con ayuda del Sinsajo podrían derrocar al Capitolio.
Personajes en general: Mucho mejores que en el segundo. Un tanto más realista.
Estilo narrativo: Sigue netamente descriptivo.
Impresión final: Lleno de merecida acción y suspenso, pero con un final…


Honestamente, al comenzar el libro tenía muy bajas expectativas. Los primeros capítulos fueron difíciles de leer, pero a medida que la trama se iba agilizando, consiguió atraparme hasta terminarlo relativamente rápido.

Es satisfactorio llegar a varios de considerable acción, indispensables para tiempos de guerra. Una de las cosas que más me gustó fue que la autora no tuvo reparos en matar a protagonistas. Eso le da mucha credibilidad a la historia, y deja de ser una de esas típicas guerras donde los héroes, aunque con heridas, sobreviven victoriosos.

Creo que una de las cosas que más me llamaron la atención de las repercusiones bélicas fue el aspecto psicológico que se manejaba. En los primeros libros no había percibido demasiado ese lado, pero en este último, sin duda, fue un detalle que más hizo relucir a la historia, y básicamente la rescató de lo que había quedado en En Llamas.

En cuanto a los personajes, si bien siguen la misma trayectoria floja que les percibía en el libro anterior, muchos de ellos han logrado sorprenderme. Es un alivio ver que no ha caído en comercialidades amorosas como Crepúsculo. Varios de los personajes más notables consiguen un final apropiado, tanto si mueren como si no. Katniss, evidentemente, se ha reivindicado. Y no en ese papel de sinsajo o chica fría pero emocionalmente inestable con complejo de culpa, sino en su imagen como resultado de una guerra. Ella sigue siendo la que cuenta la historia en primera persona, pero mucho de lo que transmite el libro no lo dice ella, sólo lo observa, sin darse cuenta. Detalles implícitos que nuevamente hacen que me sumerja con admiración a ese mundo futurista de Panem.

Peeta también se ha elevado de su baja participación en el segundo libro. Menos mal, es uno de los personajes que más me gustan, aunque recalco que ninguno consigue cautivarme lo suficiente como para recordarlos. Lo que Collins ha hecho con Peeta no es muy común, pero es lo justo respecto a una historia demasiado idealizada. Claro que podría haber explotado mejor, ya que al final directamente todo resulta mejor. Pero bueno, hubo momentos en que realmente percibí las emociones que él provocaba, y eso me agrada mucho.

No mencionaré de nuevo la forma de escritura de la autora. Eso ya lo hice en las anteriores críticas de la saga. En todo caso, creo que convendría mencionar el final, sin adelantarlo por si algún lector no quiere que se los arruine. Sólo diré que el final del libro, en cuanto a forma, es similar a los anteriores. Parece más como si terminara un capítulo, y no la historia. Es algo decepcionante, lo sé. En todo caso, me parece que no menciona el otro detalle que más me ha impresionado de este libro. Un detalle que va en función de las repercusiones de la guerra que en muy pocos casos es planteado de esa forma. Creo que se lo percibiría con la simple mención del Capitolio. En mi opinión, se queda bastante corto.

Pero bueno, me complace mucho que la autora haya agregado esos rasgos propios de una guerra real, con humanos de verdad, no sólo héroes, villanos o víctimas. Me estoy refiriendo al distrito 13. Para mí, todo lo que ese distrito conlleva hace que la historia valga la pena, y sin importar el pobre final que se le ha dado a la trilogía, ese distrito podría llevarnos a pensar en muchas cosas más, podría dar lugar a muchos más libros.

Además, es un futuro donde nuevamente se plantea el papel de los medios, y la controversia que gira en torno a ellos. Desde 1984 creo que no ha habido una obra que genere tanto debate en el contexto de comunicación. Aunque me estoy adelantando, pues todavía no he escuchado nada en relación a esta saga, pero estoy segura que con el tiempo y la expansión de público de los libros, ese papel no pasará desapercibido. Y no me refiero al uso concreto que le dan a los medios, cuyas propos me recuerdan a la teoría kitsch, jaja. Sino al uso simbólico que tienen. No por nada llamaron cierta vez a los medios de comunicación el cuarto poder. Como próxima comunicadora que soy, es algo que no pasa desapercibido, por más que no lo mencione el libro. Es uno de los aspectos que también le dan mucha importancia a la historia, desde el primerlibro.

Para terminar, he comenzado a leer este libro con reticencia, me ha costado llegar hasta las partes interesantes. Pero superado eso, creo que de verdad, en relación al segundo, este libro es casi tan importante e impresionante como Los Juegos del Hambre. Si bien no hice recomendaciones para leer el segundo libro, las hago ahora para invitarlos a leer toda la saga. Incluso si el segundo es de pura transición, igual es indispensable para poder comenzar Sinsajo.

Suzanne Collins
Como resultado final de la saga, es impresionante el universo que ha creado Collins, aunque se limite a una pequeña porción del mundo. La historia central sigue sin entusiasmarme, aunque los giros del final han hecho que la tome más en cuenta. La historia de fondo es lo que más me sorprende y atrapa. El Capitolio, los distritos, el 13, y los juegos del hambre. Tan peligrosamente cerca, surrealista, pero todavía realista. A fin de cuentas, no puedo decir que he disfrutado mucho su lectura, mas puedo afirmar que no me arrepiento de ellas. Ni por si acaso.

Bravo por Collins.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...